El mundo es tu escenario.

...no podían amar.

Bienvenidos a mi página: Feminización de Voz, creada a partir de la preocupación por cerrar la brecha que existe en la atención a las minorías.

 

Mi investigación tiene como objetivo guiar la intervención de la VOZ en población transexual. No significa que sea el único foco de atención, pues el propósito es ayudar a los profesionales colegas y los usuarios de los servicios de Fonoaudiología (Terapia del Lenguaje) a unificar conceptos y asumir un rol activo en las necesidades terapéuticas de las poblaciones minoritarias, partiendo del reconocimiento de las barreras que impiden que estos grupos obtengan la ayuda que merecen y, a partir de ellas, encontremos formas de hacer que la terapia sea accesible para todos.

Desistir de  la carrera no hubiera tenido ningún impacto sin el suceso de acoso, (“Bullying”) detrás de la motivación; persecución, que se dio hacia un futuro colega por el menosprecio hacia una minoría, englobado en la inopia de cada uno de los que se ensañaron en ultrajar y vejar   las particularidades de un ser humano, su vida y emociones.   Estudiantes y docentes se encarnizaron.

 

En un estudio realizado por la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe, en el año 2014, se da a conocer  una cifra alarmante. Mary Guinn Delaney, (Asesora regional en Educación para la Salud de la Unesco para ámbitos escolares en Latinoamérica), revela que: “Al menos el 40 % de los homosexuales y el 65% de los transexuales de América Latina han sufrido violencia homofóbica en el ámbito escolar y añade que este tipo de violencia va más allá del convencional “bullying”, que termina conviertiéndose en violencia.1

 

El concepto del acosador escolar, en opinión de la investigadora de la Unesco, "genera la imagen de un matón y la homofobia tiene mucho más dimensiones" ya que va más allá del individuo y "corresponde a una dinámica y escala mucho más amplia".  No es difícil deducir que la homofobia constituye un tipo de violencia  física, psicológica y moral, que se constituye en  "atentado" contra el derecho fundamental a la educación independientemente del grado académico que curse el individuo. Al dìa de hoy, la cifra va en aumento.

 

Si los pedagogos juegan un papel importante a la hora de infundir y atizar  valores y tienen el deber de  cortar situaciones de  homofobia o transfobia (discriminación hacia las personas transexuales o transgénero), en un contexto escolar de niños a adolescentes, situémonos entonces a un nivel universitario y pensemos qué calificativo obtendríamos dar a los “profesionales de la Comunicación humana”, (grupo dentro del cual se ubican los Fonoaudiólogos y Terapeutas del Lenguaje, Logopedas,  entre otras denominaciones), si son ellos los que promueven rechazo.

https://www.uao.edu.co/lo-uao-de-la-semana/stop-bullying/

Es paradójico que profesionales cuyo objeto es “La comunicación humana”, para que un individuo se integre a la sociedad (entre otros accionares)  y propender por su calidad de vida, protagonicen casos en los cuales se hace lo contrario; eliminar al sujeto de una colectividad.

 

¿Qué harìa excepcional caterva de  profesionales si aparece en su consulta un miembro de la Comunidad LGBTI  buscando sus servicios? Lo impugna?, lo excluye?, incita que colegas eludan por no ser “digno” de su atención?.  

 

Si bien es cierto que la homofobia debe ser sancionada a partir de la creación del marco legal correspondiente a cada país, también lo es que debe instruir  al ser humano para no segregar y que desde el punto de vista profesional se comience a asistir sin tipificaciones ni etiquetas que  labran averías irremediables.  Me refiero a la gran brecha que se abre al excluir poblaciones de su derecho a seguir los procesos profesionales. 

 

A partir de este caso, real, donde es indudable la exclusión, me motivo a sumar a mi ejercicio profesional, hasta ahora encaminado al tratamiento de la voz hablada y cantada normal y patològica, la Feminización de la misma dirigida a la población transgènero, llamando la atenciòn a Profesionales en formación y en acción, con la confianza de ser el ladrillo sobre el cual se empiece a edificar la mansión que ofrezca albergue a todas las comunidades, minorías, para recibir la atención de salud y rehabilitación apropiadas, en el caso, por parte de Terapeutas del Lenguaje.

 

Partiendo de una necesidad pero ante todo del derecho que tienen los seres humanos a ser asistidos, escuchados, atendidos y con base en la experiencia de tantos años, me sumo a implementar la pràctica y en todo caso, a asumir tareas directas en  adecuar las características vocales a un nuevo estilo de vida de quien se ha sometido al cambio de gènero y espera, desde todas las esferas, ser parte del entorno en que vive.

Referencias. 

1. http://www.unesco.org/new/es/santiago/press-room/newsletters/e-newsletter-education-for-all-in-latin-america-and-the-caribbean/no16-may-2014/nota-lima-01/

El niño nace sin prejuicios y sin rechazo en su corazón.

Comenzamos a adquirir el lenguaje desde que nacemos y a través de diferentes etapas.

 

Muchas veces nuestros padres o los que nos rodean, utilizan expresiones de rechazo, ligándolas a palabras.  Un gesto de repudio o asco, por ejemplo, al tiempo que se utiliza la palabra “negro”, “gordo”.

 

Risas al pronunciar con desparpajo; “raro”, “gay”, “marica” e incluso los  que nacieron con una condición genética,  congénita, son motivo de burla o rechazo. Ligamos las diferencias al pecado porque nos enseñaron que “Dios castiga todo”.  No es mi objetivo centrarme en discusiones religiosas, más mi testimonio se basa en la doble moral que, bajo el amparo de la religión, se tiene.

 

El bullying aumenta pese a que se nos educa de otra forma. El superior acosa, el jefe, el presidente de una empresa, quien tiene un poco de poder sobre los otros, especialmente en cuestiones de tendencia sexual.

 

Todos tienen un amigo o un familiar “raro” y lo aman... pero todos se lavan las manos, al igual que Pilato.

Nos enseñan a discriminar antes de empezar a hablar...