Que el mundo sea tu escenario.

Cualidades vocales.

Referencias:

1. https://www.asha.org/public/speech/disorders/NodulesPolyps/

2. https://www.asha.org/practice-portal/clinical-topics/voice-disorders/#collapse_2

Para entender los trastornos de la voz, la intervención, feminización, debemos conocer los principios básicos. Anatomía y Fisiología.

Se denomina "cualidades o calidades vocales" al conjunto de atributos que tiene la voz de cada ser humano.

 

No existen dos voces identicas en el mundo, aunque haya similitud entre ellas, esta característica especial denominada timbre, hace la particularidad. La voz es tan propia como la cara, hay elementos que la diferencian; Frecuencia fundamental (alta o baja), Intensidad (alta o baja), Registro, pese a que este último es considerado por muchos autores como cuantitativo en lugar de continuo de forma perceptiva. Existen otras características como la resonancia, nasalidad que no se clasifican facilmente como cualidades vocales aunque si son diferenciadores.

 

Cuando alguna de las denominadas cualidades vocales se altera ocasionando disminuciòn en la calidad de la voz, se habla de un trastorno y es en relaciòn con la edad, género, origen cultural o ubicación geofráfica de un individuo, (Aronson y Bless, 2009; Boone, McFarlane, Von Berg y Zraik, 2010; Lee, Stemple, Glaze y Kelchner, 2004, citado por ASHA - American Speech Language Hearing Association).

 

Las caracteristicas de la voz, se definen por múltiples variables, una parte es la genética, lógicamente, por lo cual no es raro encontrar similitud en un grupo familiar, la anatomía del tracto vocal, de la laringe, longitud de los pliegues vocales, la agilidad de la musculatura laríngea, existe un componente aprendido se relaciona con la velocidad y con el ritmo.

Es el trastorno de voz màs comùn y màs referido.

 

Los tèrminos màs usados para la disfonìa son "ronquera" y "afonìa" y consiste en el deterioro de la voz hablada o cantada, secundaria a mùltiples causas. Como se cita en ASHA (American Speech - language - Hearing Association), esta anormalidad surge de alteraciones bien sea en la estructura o en las funciones del sistema de producciòn de la voz.3.

 

La invalidez que produce la disfonía es violenta;  se altera la comunicación, disminuye la capacidad laboral, social y en el peor de los casos puede causar dolor. Un tipo de impotencia incontrolable que todos hemos padecido, de manera inesperada por no poder “sacar la voz”, pese al esfuerzo y no poder hacernos entender.  Produce estrés y malestar y en ese instante reconocemos la jerarquía de la voz en el proceso de comunicaciòn, en el àmbito laboral, en su uso diario.

 

La misma que no vigilamos y forzamos, como si no pudiera ausentarse para siempre. La solución sin lugar a dudas es la Terapia de Voz, con el fin de optimizar y prevenir lesiones adicionales. 

 

El término disfonía engloba los síntomas auditivos-perceptivos de los trastornos de la voz. La disfonía se caracteriza por alteraciones en la calidad vocal, el tono, el volumen o el esfuerzo vocal.

Los signos y síntomas perceptivos de la disfonía incluyen

calidad vocal áspera (aperiodicidad audible y áspera en el sonido);

calidad vocal entrecortada (salida de aire audible en la señal de sonido o ráfagas de respiración entrecortada);

calidad vocal tensa (mayor esfuerzo; tensa o áspera);

calidad vocal estrangulada (como si hablara conteniendo la respiración);

tono anormal (demasiado alto, demasiado bajo, saltos de tono, rango de tono reducido);

sonoridad/volumen anormal (demasiado alto, demasiado bajo, rango reducido, volumen inestable);

resonancia anormal (resonancia hipernasal, hiponasal, fondo de saco);

afonía (pérdida de la voz);

pausas de fonación;

astenia (voz débil);

voz que suena gorgoteante/húmeda;

voz pulsada (registro de frituras, crujidos audibles o pulsos en el sonido);

voz aguda (sonido agudo y penetrante, como si ahogara un grito); y

voz temblorosa (voz temblorosa; tono rítmico y ondulaciones de volumen).

Otros signos y síntomas incluyen

aumento del esfuerzo vocal asociado con el habla,

disminución de la resistencia vocal o aparición de fatiga con el uso prolongado de la voz,

calidad vocal variable a lo largo del día o durante el habla,

quedarse sin aliento rápidamente,

tos frecuente o aclaramiento de la garganta (puede empeorar con el aumento del uso de la voz), y

tensión/dolor/sensibilidad excesiva en la garganta o laringe.

 

Los signos y síntomas pueden ocurrir de forma aislada o en combinación. A medida que avanza el tratamiento, algunos pueden disiparse y otros pueden surgir a medida que se eliminan las estrategias compensatorias.

La calidad de percepción auditiva de la voz en personas con trastornos de la voz puede variar según el tipo y la gravedad del trastorno, el tamaño y el sitio de la lesión (si está presente) y las respuestas compensatorias del individuo. La gravedad del trastorno de la voz no siempre puede determinarse solo por la calidad de la voz auditiva y perceptiva. Por lo tanto, puede estar indicada una evaluación instrumental adicional para determinar la gravedad y/o la etiología de un trastorno de la voz. 2.  

Los cambios en la voz pueden producirse por factores como alergias, resfriados, enfermedades asociadas, presencia de cuerpos extraños en las cuerdas vocales, nódulos, pólipos, quistes, malos hábitos como esfuerzo vocal, fumar, ingerir sustancias irritantes, pueden ser secundarios a intervenciones quirúrgicas, a cáncer y otras enfermedades.

 

La laringitis, por ejemplo, ocasionada por virus o por los cambios de clima, por el humo del tabaco, inhaladores para el asma, etc., se presenta en cada persona no menos de una vez al año y se caracteriza por la hinchazón de los pliegues vocales, que tiene como consecuencia una disfonía. Con la edad es habitual que pierda fuerza, alcance, calidad, intensidad y llegue a afectar la vida del adulto mayor por el esfuerzo y la incomodidad que le generen ansiedad y frustración.

He mencionado en diferentes momentos las palabras "nódulos, pólipos", que se definen como: "crecimientos benignos (no cancerosos) en ambas cuerdas vocales causados ​​por el abuso vocal. Con el tiempo, el abuso repetido de las cuerdas vocales produce puntos blandos e hinchados en cada cuerda vocal. Estas manchas se desarrollan en crecimientos más duros, callosos llamados nódulos. Los nódulos se harán más grandes y más rígidos cuanto más tiempo continúe el abuso vocal.

 

Los pólipos pueden tomar una serie de formas. A veces son causados ​​por abuso vocal. Los pólipos aparecen en una o ambas cuerdas vocales. Aparecen como una hinchazón o protuberancia (como un nódulo), un crecimiento similar a un tallo o una lesión tipo ampolla. La mayoría de los pólipos son más grandes que los nódulos y pueden llamarse por otros nombres, como la degeneración polipoidea o el edema de Reinke. La mejor manera de pensar sobre la diferencia entre los nódulos y los pólipos es pensar en un nódulo como un callo y un pólipo como una ampolla.". 1.

 

Algunos trastornos de la voz incluyen:

 

  • Laringitis.
  • Disfonía por tensión muscular.
  • Trastornos neurológicos de la voz, como disfonía espasmódica.
  • Pólipos, nódulos o quistes en las cuerdas vocales (lesiones no cancerosas).
  • Lesiones precancerosas y cancerosas.
  • Parálisis o debilidad de las cuerdas vocales.
  • Manchas blancas llamadas leucoplasia.

Disfonía.

¿Por qué se producen trastornos de voz?

Trastornos de voz orgánicos, funcional y psicógenos.

Un trastorno de la voz se produce cuando la calidad, el tono y el volumen de la voz difieren o son inapropiados para la edad, el género, los antecedentes culturales o la ubicación geográfica de una persona (Aronson & Bless, 2009; Boone et al., 2010; Lee et al., 2004) . Un trastorno de la voz está presente cuando un individuo expresa preocupación por tener una voz anormal que no satisface las necesidades diarias, incluso si los demás no la perciben como diferente o desviada (American Speech-Language-Hearing Association [ASHA], 1993; Colton & Casper , 2011; Stemple et al., 2010; Verdolini & Ramig, 2001).

A los efectos de este documento, los trastornos de la voz se clasifican de la siguiente manera:

Orgánico : trastornos fisiológicos de la voz que resultan de alteraciones en los mecanismos respiratorios, laríngeos o del tracto vocal.Estructurales : trastornos orgánicos de la voz que resultan de cambios físicos en el mecanismo vocal, como

alteraciones en los tejidos de las cuerdas vocales (p. ej., edema o nódulos vocales) y/o

cambios estructurales en la laringe debido al envejecimiento.

Neurogénico : trastornos orgánicos de la voz que resultan de problemas con la inervación del sistema nervioso central o periférico a la laringe que afectan el funcionamiento del mecanismo vocal, como

temblor vocal,

disfonía espasmódica, o

parálisis de las cuerdas vocales.

Funcional : trastornos de la voz que resultan del uso ineficiente del mecanismo vocal cuando la estructura física es normal, como

fatiga vocal,

tensión muscular disfonía o afonía,

diplofonía, o

fonación ventricular.

La calidad de la voz también puede verse afectada cuando los factores estresantes psicológicos conducen a una afonía o disfonía habitual e inadaptada. Los trastornos de la voz resultantes se conocen como trastornos psicógenos de la voz o afonía/disfonía de conversión psicógena (Stemple et al., 2010). Estos trastornos de la voz son raros. Los patólogos del habla y el lenguaje (SLP, por sus siglas en inglés) pueden derivar a las personas sospechosas de tener un trastorno psicógeno de la voz a otros profesionales apropiados (p. ej., psicólogo y/o psiquiatra) para el diagnóstico y pueden colaborar en el tratamiento conductual posterior.

Las relaciones complementarias entre estas influencias orgánicas, funcionales y psicógenas aseguran que muchos trastornos de la voz tendrán contribuciones de más de un factor etiológico (Stemple et al., 2014; Verdolini et al., 2006). Por ejemplo, los nódulos de las cuerdas vocales pueden deberse al mal uso conductual de la voz (etiología funcional). Sin embargo, el mal uso de la voz da como resultado un traumatismo repetido en las cuerdas vocales, lo que puede provocar cambios estructurales (orgánicos) en el tejido de las cuerdas vocales.

Los SLP también pueden participar en la evaluación y el tratamiento de trastornos que afectan el mecanismo laríngeo (es decir, el tracto aerodigestivo) y que no están clasificados como trastornos de la voz, como los siguientes:

Movimiento paradójico de las cuerdas vocales (PVFM): una condición en la que hay una aducción intermitente de las cuerdas vocales que interfiere con la respiración. Cuando se sospecha esto, se puede consultar a los SLP para ayudar a identificar la función laríngea y respiratoria anormal y para enseñar diversas técnicas (p. ej., ejercicios vocales, técnicas de relajación, técnicas de respiración de liberación rápida y manejo adecuado de la respiración) para mejorar el control laríngeo y respiratorio (Mathers -Schmidt, 2001; Patel et al., 2015; Traister et al., 2016).

Obstrucción laríngea inducida por el ejercicio (EILO): la EILO se diagnostica con mayor frecuencia en la adolescencia y generalmente se debe a una obstrucción a nivel de la laringe debido a un cierre glótico inapropiado o aducción/colapso de estructuras supraglóticas (Maat et al., 2011). EILO puede tener otros nombres, como obstrucción de las vías respiratorias supraglóticas durante el ejercicio (Murry & Milstein, 2016).

Causas de trastornos de voz.

  • Envejecimiento
  • consumo de alcohol
  • alergias
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Enfermedades, como resfriados o infecciones de las vías respiratorias superiores
  • Carraspeo inadecuado durante mucho tiempo
  • Desórdenes neurológicos
  • Estrés psicológico
  • Cicatrización por cirugía de cuello o por traumatismo en la parte frontal del cuello
  • Gritando
  • De fumar
  • Cáncer de garganta
  • deshidratación de la garganta
  • Problemas tiroideos
  • Uso indebido o excesivo de la voz

Su laringe (laringe) está hecha de cartílago, músculo y membranas mucosas ubicadas en la parte superior de la tráquea (tráquea) y la base de la lengua. Sus cuerdas vocales son dos bandas flexibles de tejido muscular que se asientan en la entrada de la tráquea. El sonido se crea cuando tus cuerdas vocales vibran. Esta vibración proviene del aire que se mueve a través de la laringe, acercando las cuerdas vocales. Sus cuerdas vocales también ayudan a cerrar la laringe cuando traga, evitando que inhale alimentos o líquidos.

 

Si sus cuerdas vocales se inflaman, desarrollan crecimientos o se paralizan, no pueden funcionar correctamente y es posible que desarrolle un trastorno de la voz.

Factores de riesgo.